jueves, 10 de diciembre de 2020

Museo de la Tortura. CDMX

148
Potro de tortura

“The most merciful thing in the world, I think, is the inability of the human mind to correlate all its contents. We live on a placid island of ignorance in the midst of black seas of infinity, and it was not meant that we should voyage far. The sciences, each straining in its own direction, have hitherto harmed us little; but some day the piecing together of dissociated knowledge will open up such terrifying vistas of reality, and of our frightful position therein, that we shall either go mad from the revelation or flee from the deadly light into the peace and safety of a new dark age.”

El Museo de la Tortura ubicado en la calle de Tacuba #15 (a 200 metros de la estación del Metro Allende en la CDMX) exhibe en su interior entre 72 y 80 instrumentos de tortura utilizados en diferentes épocas de la humanidad. 

El Museo se divide en 4 salas. La experiencia (por mucho) es única. No puedes tomar fotos de lo exhibido salvo en la parte final, donde ubican una pequeña sala para ello.

Y la exhibición tiene aparatos impresionantes. Algunos son réplicas, otros reconstrucciones y muchos más originales. A escala real. Cada instrumento de tortura cuenta con su respectiva notación y contexto lo cual nos da un mejor panorama de lo mostrado.

Iron-Maiden-medieval-torture-device-isolated-on-white-background-with-clipping-path
Dama de Hierro

Eso sí; hay descripciones bastante desafortunadas, que, evidentemente restan credibilidad a la curaduría de la muestra. Pero sí no somos tan fijados pueden pasar como si nada, ha!

Por las evidentes restricciones en la toma de imágenes no podemos mostrar a detalle lo impresionante de determinados aparatos. La parte "negativa" es que para constatar el tamaño real de una guillotina, de un potro de tortura, de una dama de hierro o de una cuna de judas tendrán que acudir al recinto. Lo cual recomendamos bastante.

iron-chair
Silla de hierro

Por contingencia sanitaria recomendamos seguir de cerca las redes sociales del Museo de la Tortura para estar al tanto de los días y los horarios que se puede visitar el lugar. El costo es muy accesible y evidentemente en estos tiempos gente no hay mucha. Así que (tomando las medidas de seguridad necesarias) dese una vuelta por el museo, encontrará algo que ver y aprender.


Las imágenes mostradas en la nota no corresponden al material exhibido en el museo. Por respeto a las indicaciones del lugar preferímos utilizar las de uso común. Dese una vuelta por el Museo de la Tortura no se arrepentirá.

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Silvestre y comestible: la cocina de recolección en el semidesierto queretano

Silvestre y comestible: la cocina de recolección en el semidesierto queretano Por: Mariana Morales Cortés* Proyecto Garambullo, ubicado e...