martes, 22 de febrero de 2022

Refranes mexicanos o usados en México sobre la cocina o los alimentos y sus referentes

refr-n

Refranes mexicanos o usados en México sobre la cocina o los alimentos y sus referentes

Los refranes o dichos son muestras verbales de la riqueza de la cultura popular de México, algunos de estos refranes seguramente fueron acuñados en referencia a refranes españoles y grecolatinos utilizados con anterioridad. Estos se caracterizan por narrar o reseñar experiencias de vida, enmarcar una situación particular, un momento histórico, para resolver, aconsejar o compartir un rasgo cultural único. Y nosotros los mexicanos les hemos dado un toque único y un sello muy particular.

Adagia (1500) del autor Erasmo de Roterdam que precisamente es una colección de refranes y proverbios de la época renacentista. En España surge el Seniloquium de autoría anónima escrito en letra gótica cursiva muestra una colección de refranes titulada Refranes que dicen las viejas tras el fuego, atribuida a Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana. Esta forma de transmisión cultural se vio privilegiada de la trasmisión oral es decir de boca en boca. Y ya para finalizar esta breve introducción una de las obras con más aportaciones a la cultura popular es sin lugar a duda el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la mancha (1605) de Miguel de Cervantes que también tiene sus refranes.

Aquí hemos seleccionado algunos refranes de los más mexicanos por sus contenidos e ingredientes y otros que no son de la cocina, pero son muy cotidianos:
 

    ¡A darle que es mole de olla!
    Ajonjolí de todos los moles
    Me dieron en mi mero mole.
    Es más mexicano que el mole.
    Para todo mal, mezcal, para todo bien, también.
    Las cuentas claras y el chocolate espeso
    A falta de pan, tortilla.
    Jarrito nuevo, ¿dónde te pondré? Jarrito viejo donde te colocaré
    Está como mango.
    Dar atole con el dedo.
    El comal le dijo a la olla…
    Te crees muy salsa.
    Echar la sal.
    Echar toda la carne al asador.
    Esa es harina de otro costal.
    Olla que mucho hierve, sabor que pierde.
    Meter la cuchara
    Este hueso es duro de roer.
    Gallina vieja hace buen caldo.
    Hasta lo que no comes te hace daño.
    Barriga llena, corazón contento.
    Solo la cuchara sabe lo que hay en el fondo de la olla.
    Donde quiera se cuecen habas.
    A todo se acostumbra uno menos a no comer.
    De gordos y tragones están llenos los panteones.
    Donde come uno, comen dos.
    Este arroz ya se coció.


redacción

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Silvestre y comestible: la cocina de recolección en el semidesierto queretano

Silvestre y comestible: la cocina de recolección en el semidesierto queretano Por: Mariana Morales Cortés* Proyecto Garambullo, ubicado e...