martes, 1 de septiembre de 2020

Chilaquiles, un platillo para todos los gustos

chilaquiles 

Chilaquiles, un platillo para todos los gustos 

Los chilaquiles son muy populares por ser un platillo muy versátil y económico 

La palabra “chilaquiles” deriva del náhuatl y significa remojado en chile. 

Los chilaquiles se preparan de diferentes formas en cada región de México. Ya sea como desayuno de domingo, como plato fuerte en restaurante o como remedio para la resaca, los chilaquiles son considerados como uno de los platillos emblemáticos en la cocina mexicana. 

Los chilaquiles son populares por económicos, fáciles de preparar y versátiles, ya que pueden servirse de diferentes formas con distinta salsas e ir acompañados con otros elementos culinarios. 

El origen exacto de los chilaquiles es incierto. Sin embargo, expertos en historia gastronómica explican que la palabra “chilaquiles” deriva del náhuatl chilli y aquilli, que podrían traducirse al español como: metido o remojado en chile, haciendo referencia a las tortillas que se remojan en salsa. Sin embargo, como muchos de nuestros platillos típicos, son resultado de una fusión de culturas ya que incorpora en su receta elementos mesoamericanos y europeos. 

La receta tradicional para preparar chilaquiles es muy sencilla, pues solo llevan pedazos de tortillas fritas bañados en salsa y sazonados con queso, crema y cebolla picada. Los clásicos son verdes o rojos y generalmente se sirven con una guarnición de frijoles. Por sus ingredientes, los chilaquiles resultan ser un platillo muy completo ya que aportan carbohidratos, proteínas, fibra, y vitaminas. 

Una de las mayores ventajas que ofrecen los chilaquiles es su versatilidad, pues sus sabores pueden adaptarse a los gustos de cada persona. Hay quienes disfrutan de los clásicos chilaquiles fritos y con una textura crocante, también hay quienes prefieren hornear las tortillas para reducir el consumo de grasa. En cuanto a la salsa esta puede variar en cuanto al color y ser más o menos picante. También pueden ir perfectamente acompañados con huevo, pollo o carne. 

Los chilaquiles varían dependiendo de la región del país donde se preparen. En la Ciudad de México, la versión más popular son los chilaquiles verdes y generalmente se disfrutan en torta o acompañados de huevo revuelto. 

En Jalisco, se acostumbra a comer chilaquiles con salsa de chile colorado, se adornan con cebolla rebanada y queso añejo, también se acompañan con carne asada. 

En Oaxaca se disfrutan los chilaquiles de coloradito, que se preparan con la salsa del mole coloradito, además se utilizan “tlayudas” en lugar de tortillas. 

En Mazatlán los chilaquiles incorporan sabores del mar y tierra, pues en este estado se disfrutan acompañados de camarones. En definitiva, los chilaquiles son un platillo imprescindible en la mesa de los mexicanos. Cada persona tiene su propia versión según su región, sus gustos y la receta familiar que heredó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Trasplante de microbiota fecal puede proporcionar inmunidad protectora contra el cáncer

Trasplante de microbiota fecal puede proporcionar inmunidad protectora contra el cáncer La microbiota intestinal humana desempeña un papel i...